Civiciti uses cookies to make your experience better. More info

Sociedad civil

05/10/2017

Aleksandar Novakoski. Abogado, bufete jurídico Novakoski.

La sociedad civil es uno de los sectores cruciales de una sociedad; un sector vivo, en el que los ciudadanos organizan su libre integración y asociación, y a través del cual manifiestan y certifican su libertad y su independencia. Además, la sociedad civil refleja el grado de libertad que existe en el seno de una sociedad. En el proceso electoral, el departamento civil es un factor fundamental para las elecciones que se celebran periódicamente.

Este proceso debe ser permanente, estar adecuadamente coordinado y englobar todos los segmentos de la sociedad civil y la ciudadanía como organismo electoral integral.

En la República de Macedonia existe una larga tradición de organización libre y fluida del proceso civil. El marco jurídico también es propicio, y un elevado número de organizaciones no gubernamentales participan de forma directa o indirecta en las elecciones. Hoy en día, este trabajo adquiere una importancia y un peso aún mayores.

Teniendo en cuenta el firme respaldo que brindan las instituciones y órganos internacionales al sector civil y a su labor en el proceso electoral en la República de Macedonia, me siento facultado para convencerles de que, durante las elecciones, los ámbitos vulnerables –como la observación a cargo de observadores neutrales o la educación de los grupos vulnerables como los votantes jóvenes, las mujeres, los ciudadanos de las zonas rurales, etc.– se encuentran inevitablemente cubiertos por esas organizaciones no gubernamentales.

Considero que esta es la parte fundamental e inevitable de la concienciación sobre las elecciones y de la percepción que todos tenemos sobre el significado de la mejora del proceso electoral.

Existen normas internacionales, prácticas, contratos internacionales, acuerdos, recomendaciones y dictámenes. A mi juicio, sin embargo, lo más importante no es promulgar normas, sino que estas penetren más profundamente en la esfera de la sociedad civil. La cuestión, no obstante, es si la sociedad civil está preparada para hacer frente a todos los desafíos que conlleva el proceso electoral.

¿Qué papel desempeñan estas organizaciones en las elecciones de Macedonia? En mi opinión, en primer lugar, en nuestro país las organizaciones gubernamentales pueden constituirse libremente si satisfacen los requisitos establecidos en nuestra legislación; me refiero a aquellas que se han venido dedicando profesionalmente a la observación de las elecciones en los últimos años y forman parte de los grupos de trabajo a todos los niveles, por ejemplo los dedicados a la modificación de las leyes electorales, la introducción de cambios y la elaboración de propuestas legislativas referentes a problemas electorales y otras actividades.

Llevan a cabo sus propios análisis y presentan informes propios, pero, recientemente, han entablado relaciones de asociación, lo que representa el máximo nivel de cooperación entre el sector gubernamental y el Gobierno y la Comisión Electoral. Esto les da derecho y también les impone responsabilidades, puesto que estas organizaciones se involucran activamente en esos procesos y son responsables de expresar sus argumentos para mejorar los asuntos electorales, especialmente en el momento en que se preparan los documentos de trabajo.

El sector no gubernamental también debe observar los principios y las normas aplicables, con independencia de su rol y de la influencia que ejerza; el Estado debe asumir su existencia y la masa crítica que conforma esos sectores no gubernamentales debe reconocer las necesidades de los partidos, del Estado y de la ciudadanía. Esta es la única manera de crear una sociedad libre y fortalecer la confianza en las instituciones y en otros sectores de la sociedad.

Las organizaciones no gubernamentales llevan a cabo numerosos proyectos, iniciativas de formación particularmente dirigidas a los grupos vulnerables; sin embargo, últimamente existe la percepción de que, aparte de su inclusión en los citados proyectos, también desean introducirse como instituciones paralelas de los órganos autorizados para la celebración de las elecciones, un proceso que se va intensificando cada vez más ante cada nuevo proceso electoral.

Esto no es positivo para el Estado ni para el sector civil, porque estas situaciones son características de Estados en los que existen graves problemas de libertad y, por tanto, de confianza en las instituciones.

Sociedad civil
Suscríbase a nuestra newsletter



Pin It on Pinterest