Civiciti uses cookies to make your experience better. More info

La participación ciudadana se convierte en una poderosa herramienta para los municipios canadienses.

27/09/2017

Jay Aspin. Miembro de la Cámara de los Comunes de Canadá.

En ocasiones se utiliza el nivel de participación ciudadana para evaluar la salud de una democracia. De acuerdo con algunos sociólogos, cuando mayor es el número de ciudadanos que participan y más variadas son sus procedencias, mayor es la probabilidad de que se respete plenamente el principio de igualdad, un principio esencial en una democracia.

La participación ciudadana no es nueva; ya se lleva trabajando en este ámbito desde las décadas de 1980 y 1990, algo que resulta muy inspirador para muchas personas que trabajan en campos relacionados con la recopilación de opiniones de la ciudadanía y la actuación con base en dichas opiniones. Sin embargo, en esta era de Internet, se ha producido un cambio que afecta a un factor importante. Existe una demanda creciente, por parte de la sociedad y de los ciudadanos que la integran, de contar con más voz y más peso en la adopción de decisiones públicas; muchos gobiernos desean también mejorar su nivel de inclusión y respuesta ante las necesidades de los ciudadanos. La meteórica expansión de las innovaciones tecnológicas ha proporcionado a los ciudadanos oportunidades nuevas y sin precedentes para interactuar directamente con los responsables políticos, y ha brindado el potencial de crear y cerrar un bucle de opinión entre la ciudadanía y los gobiernos. Esta es una tendencia mundial; de hecho, la participación ciudadana se convirtió en una prioridad estratégica para el Banco Mundial en 2013.

Si bien este objetivo del Banco Mundial representa una oportunidad real para potenciar la agenda de la participación ciudadana, también plantea numerosos desafíos. Por ejemplo, ¿cómo puede esta iniciativa mejorar la participación de los ciudadanos en los procesos de adopción de decisiones a nivel local de manera sostenible? ¿Pueden las iniciativas de participación ciudadana ir más allá de la mera escucha a los ciudadanos y lograr, de hecho, mejorar el grado de inclusión del proceso de desarrollo y las instituciones? ¿Puede ofrecer a los ciudadanos la oportunidad de participar directamente en el diseño y la ejecución de programas junto con los gobiernos, la sociedad y las empresas?

La participación de los ciudadanos es crucial para el desarrollo y el éxito de las ciudades inteligentes. En general, existen razones fundamentales que justifican la gran importancia que están otorgando las ciudades canadienses a la participación ciudadana:

  1. Mayores ingresos para las ciudades: las pruebas disponibles demuestran que la participación de los ciudadanos en los asuntos de política pública generan mayores niveles de cumplimiento tributario que se traducen en una mayor recaudación para las ciudades.
  2. Mayor disponibilidad de datos: los datos sobre participación ciudadana son poderosos. Estos datos incluyen las sugerencias de los ciudadanos, las críticas a las políticas y planes elaborados, los datos generados directamente a través de encuestas y medios sociales, así como los obtenidos indirectamente por medios de visitas a páginas, contadores de tráfico y alquileres de terrenos.
  3. Unas ciudades mejores para vivir: los ciudadanos satisfechos e implicados con su gobierno local promueven la labor de este, lo que suele beneficiar indirectamente a las comunidades por numerosas vías: establecimiento de nuevas empresas, puesta en marcha de nuevos servicios sin fines de lucro para las personas desfavorecidas, organización de nuevos eventos anuales artísticos o de entretenimiento…

En este mundo cada vez más tecnificado, los municipios canadienses están comenzando a darse cuenta de las enormes ventajas derivadas de los procesos de participación de los ciudadanos en la toma de decisiones municipales.

He aquí algunos ejemplos notables:

  • Toronto cuenta con una aplicación que cumple dos objetivos: posibilitar a los ciclistas un seguimiento de sus recorridos a través de GPS y ayudar al Ayuntamiento de Toronto a mejorar la actual infraestructura para ciclistas y a planificar futuras inversiones en este terreno. La aplicación permite a los usuarios introducir información sobre sus excursiones (como la finalidad, el recorrido, la fecha y la hora). Esta información se analizará con el propósito de determinar los corredores con gran afluencia de ciclistas, identificar los vínculos que existen con los diferentes barrios y ayudar a los responsables de la planificación urbana a conocer mejor cómo se adaptan los ciclistas a los cambios introducidos en la infraestructura destinada a las bicicletas a lo largo del tiempo.
  • Calgary ha convertido un autobús urbano en un grupo de discusión móvil. Los ciudadanos pueden utilizar este autobús gratuitamente si acceden a participar en breves entrevistas y debates con funcionarios del ayuntamiento que se dedican a recopilar las opiniones de la ciudadanía sobre diversas iniciativas municipales. De ese modo pueden conocer la perspectiva de la población de primera mano.
  • Los residentes en el municipio de King pueden utilizar la aplicación que pone a su disposición el Ayuntamiento de la localidad para acceder cómodamente a información relativa a los residuos o el reciclaje, así como a noticias y eventos locales. La aplicación permite asimismo a los residentes realizar solicitudes de servicio al Ayuntamiento, con la posibilidad de enviar una foto del problema y sus coordenadas geográficas.
La participación ciudadana se convierte en una poderosa herramienta para los municipios canadienses.
Suscríbase a nuestra newsletter



Pin It on Pinterest