Civiciti uses cookies to make your experience better. More info

El Gobierno Abierto: gobernar con la ciudadanía para gobernar mejor.

18/09/2017

Jordi Foz Dalmau. Secretario de Transparencia y Gobierno Abierto. Generalitat de Catalunya.

Cataluña está comprometida con el impulso y la consolidación del Gobierno Abierto así como con la mejora continua de la calidad democrática del país. El gobierno abierto constituye una manera de concebir las relaciones entre la ciudadanía y las administraciones públicas basada en la apertura de la información pública, la deliberación ciudadana, el aprovechamiento de la inteligencia colectiva y la creación conjunta de políticas públicas. El gobierno catalán ya aprobó, el 25 de abril del 2017, el Plan de Gobierno Abierto 2016/2017 que reúne todas las políticas públicas impulsadas por la Generalitat de Catalunya en estos ámbitos.

Un gobierno abierto, un gobierno de los ciudadanos, puede parecer un nuevo reto pero si prestamos atención comprobaremos que tiene un largo recorrido a sus espaldas. “Ciudadanos”, “deliberación”, “participación” son algunos de los conceptos que asociamos con la nueva política pero que atesoran una larga historia, indisociables del concepto republicano de la política. Se trata, por tanto, de un reto que viene de lejos y que se deberá alcanzar de manera gradual, ya que requiere adaptar conceptos y hábitos de trabajo además de un cambio cultural en nuestras instituciones y pasar del poder concentrado en unos pocos que acumulan la información a un poder más horizontal en el que la información es compartida. Un reto necesario si queremos avanzar hacia una concepción republicana del Gobierno y en la que la protagonista de la cual sea la ciudadanía.

Y ese reto no se podrá conseguir si no entendemos que el Gobierno Abierto implica impulsar de manera colectiva y con perseverancia un conjunto de políticas. Por ese motivo había que dotarse del Plan de Gobierno que reúne las políticas de:

  • Transparencia: con el objetivo de hacer transparente la actuación de las administraciones públicas y facilitando el acceso a la información por parte de los ciudadanos que la soliciten. Y no sólo eso sino también publicando de manera comprensible la información en los portales de transparencia.
  • Participación ciudadana: que persiguen la deliberación de la ciudadanía para aprovechar todo el potencial de la inteligencia colectiva en la toma de decisiones y en el control y evaluación de las mismas. Hay mucha más información y conocimiento fuera de las administraciones públicas que dentro y una concepción jerarquizada del poder hace que se desaproveche.
  • Datos abiertos: que ofrecen los datos en poder de la Administración en formatos abiertos para la reutilización libre por parte de la ciudadanía.
  • Y, finalmente, las de colaboración público-social: que permiten compartir proyectos con la sociedad civil para garantizar no sólo la participación en el diseño sino también en la ejecución de las políticas públicas y en la gestión de equipamientos y servicios públicos.

Un reto, pues, que requiere perseverancia pero que, a buen seguro, merece la pena: retornar a la ciudadanía el poder, la capacidad de decidir y construir colectivamente en la mejor tradición republicana. Un reto que nos permitirá gobernar de manera más participada, más democrática, y adoptar mejores decisiones gracias a la inteligencia colectiva y al conocimiento abierto y compartido.

 

El Gobierno Abierto: gobernar con la ciudadanía para gobernar mejor.
Suscríbase a nuestra newsletter



Pin It on Pinterest